El mundo financiero está cambiando

Las medidas tomadas en los últimos años para paliar la crisis están mostrando sus efectos

L

os depósitos no dan casi rentabilidad o, en algunos casos, se está planteando cobrar a los depositantes por dejar sus ahorros; la renta fija, antes refugio de los inversores conservadores, está repleta de rentabilidades negativas; el futuro de las pensiones está cada vez menos claro… El actual panorama deja, por tanto, muchas incógnitas sin resolver que pueden traer algunos quebraderos de cabeza al ahorrador de toda la vida.

Los depósitos han dejado de ser una opción rentable con la que preparar una jubilación en condiciones. Fruto de la actual situación, los planes de pensiones pueden ser una buena opción de futuro pero ¿cómo podemos escoger un buen plan de pensiones? Os vamos a dar una serie de consejos que debéis tener en cuenta a la hora de elegir un plan de pensiones:

Factores a tener en cuenta a la hora de elegir un plan de pensiones

Los planes de pensiones tienen dos objetivos primordiales: el primero de ellos es conseguir guardar parte de nuestro dinero para complementar la pensión de jubilación en el futuro; el segundo, que ese dinero produzca un rendimiento para así también poder batir la inflación. Por tanto, a la hora de escoger un plan de pensiones deberíamos buscar una buena rentabilidad para nuestros ahorros.

Así, el complemento de nuestra pensión pública será mayor y nos aseguraremos un nivel de vida lo más cercano posible a nuestros años de trabajo. Sin embargo, ten siempre presente que los planes de pensiones que obtengan rentabilidades más altas, asumirán más riesgos. Por eso, antes de escoger un plan de pensiones el primer paso a dar es saber cuál es tu aversión al riesgo y, con ello, tu perfil de inversor.

Si lo que buscas es seguridad para tu patrimonio en vez de altas rentabilidades, te interesará un plan de pensiones conservador, mientras que si estás dispuesto a obtener un poco más de rentabilidad con la contrapartida de asumir algo de riesgo, lo que buscas es un plan de pensiones moderado. Por último, si tu principal objetivo es la mejor rentabilidad, los planes de pensiones tolerantes son para ti.

Por otro lado, cabe la posibilidad de que al principio de la inversión estés más dispuesto a asumir riesgos que a medida que avanza el tiempo. Es lo más normal del mundo. Pero eso no es ningún problema, ya que aunque los planes de pensiones son bastante ilíquidos (es decir, que no puedes recuperar tu dinero cuando quieras), permiten los traspasos entre unos planes y otros todas las veces que quieras. ¡Y sin coste alguno!

Recuerda, en los planes de pensiones, sólo puedes recuperar tu dinero una vez alcanzada la jubilación (salvo algunos casos excepcionales)

Elige por rentabilidad histórica: no compres por la sartén

Así pues, la rentabilidad tiene que ser uno de los principales factores a tener en cuenta, pero sin dejar a un lado nuestro perfil de inversión. Dicho esto, hay que matizar esta búsqueda de rentabilidad. A la hora de escoger un plan de pensiones, hay una serie de consejos que hay que seguir al pie de la letra. El primero de todos: “No compres por la sartén”.

¿A qué nos referimos? Bueno, seguro que cuando habéis ido a domiciliar la nómina a un banco, la entidad financiera te haya “obsequiado” con una batería de sartenes o una tele. Te suena, ¿verdad? Todos hemos caído alguna vez en una de estas estrategias de marketing. Y no nos entendáis mal, aprovechar las promociones nunca está de más. Sin embargo, en temas tan importantes como la inversión de nuestros ahorros, las promociones no deben ser el elemento que nos haga decidir el plan de pensiones al que dedicar nuestro patrimonio, sino el funcionamiento de este.

Busca la rentabilidad histórica del plan

Como ya hemos dicho, es importante buscar la rentabilidad del plan. Pero no podemos quedarnos en la superficie, tenemos que profundizar más. Con ello nos referimos a que es importante la rentabilidad actual, pero sabremos si estamos ante un plan de pensiones de calidad si comprobamos el comportamiento de este a lo largo de los años

Es normal que las rentabilidades de los planes de pensiones varíen, puesto que los vaivenes de los mercados golpean a todos por igual. Sin embargo, la labor del gestor del plan es minimizar al máximo posible las caídas y aprovechar las tendencias alcistas. En resumidas cuentas, que ofrezcan estabilidad y cumplimiento de los objetivos.

Por otro lado, los planes de pensiones son un producto que, al invertir en diferentes activos financieros, ya ofrecen a los partícipes una diversificación del capital que reduce el riesgo. Sin embargo, lo que mucha gente desconoce es que un mismo ahorrador puede invertir su capital en diferentes planes de pensiones a la vez.

Así, igual te puede interesar destinar una parte a un plan tolerante con el que buscas una buena rentabilidad, mientras que otra suma de tu patrimonio se queda invertida en un fondo conservador que sirva como seguro. Claro que también puedes escoger un plan que invierta en activos que cumplan estos requisitos.

Un recordatorio: la inversión no es posible sin ahorro

Ahora bien, todos estos pasos para elegir tu plan de pensiones perfecto no valen para nada si no cumples uno antes: ahorrar. Guardar una parte de nuestra nómina mes a mes es una parte fundamental a la hora de construir un futuro estable y seguro para nuestra jubilación. De todas formas, sabemos que es una tarea complicada guardar una parte del sueldo de forma mensual.

Por ello, existen herramientas como la de ahorro periódico. Esta herramienta se encargará de extraer una parte de tus ahorros de forma periódica cuando tú se lo especifiques. Con ello, no tendrás que hacer el esfuerzo de guardar una parte de tu dinero y planificarás siempre los gastos en base a lo que tengas, sin tener que preocuparte de ahorrar.

Además, gracias a esta aplicación, podrás invertir tu dinero a lo largo de todo el año. Un error que muchos inversores cometen es el de realizar una aportación a sus planes de golpe, en vez de espaciarlas en el tiempo. Con eso, nos arriesgamos a invertir nuestro patrimonio en un mal momento, mientras que si lo distribuimos a lo largo del año nos va a estar aportando rendimientos durante más tiempo y así conseguimos mitigar las rachas bajistas del mercado.

¿No te parece un buen momento para pensar en el futuro?