¿Te ha tocado la lotería? ¡Felicidades!

Ahora todo en tu vida será un camino de rosas… ¿o no?

C asi todo el mundo ha soñado con ganar la lotería (si no todo el mundo). Una serie de números al azar que, de la noche a la mañana, te pueden convertir de mendigo a príncipe en un pispás. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y ganar un premio de una cuantía generosa supone más obligaciones de las que puedas sospechar, como ya hemos comprobado en algunas películas.

Un gran dinero conlleva una gran responsabilidad. Por ello, hoy te damos algunos consejos que debes tener en cuenta si tienes la fortuna de haber ganado la lotería, el Gordo, o cualquier concurso de televisión.

No te dejes llevar por los números

 Pasar de uno o dos hasta más de cinco ceros en tu cuenta corriente puede hacer que pierdas un poco el rumbo. Tu mente se puede llenar de ideas como comprarte una casa, un coche, montar un negocio… que no está mal, pero será mejor que atemperes tu entusiasmo. Aunque haber ganado un buen pellizco te puede ayudar a mejorar muchos aspectos de tu vida, eso no quiere decir que vaya a cambiarla por completo.

Recuerda, tan solo tienes tres meses para cobrar tu premio de lotería, ya sea el Gordo, el Niño u otros sorteos como la Primitiva. Debes tener en cuenta que si el importe es superior a 10.000 euros, Hacienda se quedará con el 20%. 

Pero antes de ser más aguafiestas, te lo mostramos con un ejemplo. Supongamos que has sido premiado con el Gordo. ¡Te felicitamos (con un poco de envidia sana)! Esto significa que te habrás embolsado unos 400.000 euros brutos, que después de pasar por la caja de Hacienda se quedan en 320.000 euros.

No está nada mal, pero pongámoslo en perspectiva. Según el INE, en 2016 el sueldo más frecuente fue de 16.497,40 euros. Si dividimos el premio de lotería por esta cantidad, nos salen 24 años.

Es decir, el Gordo equivaldría a 24 años aproximadamente de trabajo de media en España (impuestos aparte), justo el plazo medio de una hipoteca en la actualidad. Por tanto, aunque es más que evidente que un buen premio de lotería te puede hacer la vida más fácil, eso no quiere decir que tengas que dejar de pensar en el futuro. ¡No dejes tu trabajo todavía!

Las claves: prudencia y tranquilidad

Por otro, ten en cuenta que cuantos más bienes de lujo tengas, más dinero gastarás. No te costará lo mismo la comunidad o el IBI de tu piso en el sur de Madrid que el de un apartamento en el centro de la capital, igual que no te costará lo mismo el seguro de tu Seat Ibiza que asegurar un Mercedes SLK nuevecito.

Sin embargo, aunque ya os hemos enseñado que un premio de lotería como el Gordo no te va a solucionar la vida al instante, sí que te puede ayudar a encauzarla, sobre todo de cara al futuro.

Con esto no queremos decir que tengas que meter todo tu dinero en una inversión, ¡hay que darse una alegría de vez en cuando! Pero sí resulta conveniente dedicar una buena parte a un plan de futuro. ¿Y cuál es la mejor estrategia entonces? Bueno, nosotros siempre nos hemos inclinado más por el slow finance, una variante de la filosofía “slow” pero adaptada a la vida financiera y de inversión.

Cabe la posibilidad de que, cuando consigas una buena cantidad de dinero, te salgan “amigos” por todos lados que te ofrecen inversiones e ideas de negocio con grandes expectativas de futuro y beneficio, así que también es conveniente que lo lleves de la forma más privada posible.

Por último, antes de tomar ninguna decisión, ya sea de inversión o de gasto, párate a pensar las consecuencias. Hay muchos casos de personas que han ganado grandes cantidades de dinero y han terminado arruinadas por sus malas decisiones. En caso de que consideres realizar una inversión, te proponemos varios consejos:

Piensa a largo plazo, no a corto
Parece obvio, pero si queremos obtener una buena rentabilidad de cara al futuro hay dos factores que no podemos dejar de lado: tiempo y riesgo. A mayor riesgo y tiempo, mayor rentabilidad, y viceversa.
Diversifica tu premio
Como ya hablamos en anteriores post, una de las ventajas de los vehículos de inversión como los fondos de inversión o los planes de pensiones es la diversificación. Así, si una inversión sale mal, las demás podrán contrarrestarla. Por eso es conveniente invertir el dinero de nuestro premio en diferentes productos.
Quédate con algo de dinero
Igual que no es nada recomendable dilapidarte todo el dinero, tampoco es invertirlo todo de golpe. Lo sensato es dedicar una buena parte a tu futuro mientras te dejas un poco en tu cuenta corriente para hacer frente a diferentes gastos.
Cuenta con asesoramiento profesional
Da igual que seas un neófito o que controles los mercados, si no te dedicas a la inversión, no te tires solo a la piscina. Contar con un asesor personal que se dedique de forma concienzuda a tu capital será más provechoso y, sobre todo, más seguro.
Por supuesto, la decisión de qué hacer con tu dinero solo la tienes tú. Pero sí queremos que tengas claro es que ganar la lotería puede resultar una trampa mortal, si no cuentas con la información suficiente y un buen asesoramiento. Una vez estudiadas todas las posibilidades, solo queda disfrutar de lo ganado y preparar un futuro más relajado.