¿Conoces el significado del concepto de deuda interna?, ¿sabrías especificar la diferencia entre la deuda interna de un país y su deuda externa? En este post te contamos todo lo que necesitas saber acerca de la deuda interna, un aspecto especialmente importante para la economía de cualquier estado.

¿Qué es la deuda interna?

La confusión entre los conceptos de deuda interna y deuda pública es bastante común. El motivo es básicamente que la deuda interna forma parte de la deuda pública, la cual a su vez constituye un instrumento de renta fija, pero es importante resaltar que no significan exactamente lo mismo.

publicidad

Concretamente, la deuda interna corresponde a la parte de deuda pública o deuda nacional o incluso deuda autonómica y local que se encuentra en manos de los ciudadanos y empresas del país. Esto significa que los acreedores son los habitantes del Estado, ya sean personas físicas o jurídicas, quienes dan lugar a dicha deuda a través de la compra de bonos, letras del tesoro u obligaciones. 

Características de la deuda interna

La deuda interna presenta una serie de características que hacen de ella la modalidad de deuda más interesante para el Estado. Todas ellas tienen un factor común y es que optimizan las condiciones de emisión de la deuda para el gobierno, limitando sus gastos respecto a otros tipos de deuda.

Por ejemplo, la deuda interna posibilita operar en la moneda del país donde se emite, por lo que el gobierno no necesita gestionar las fluctuaciones de cambio con divisas de otros países.

Las transferencias también resultan más baratas al realizarse dentro del propio país y siempre es mucho más sencilla y económica la negociación con acreedores internos. 

Además, la deuda interna es más fácilmente gestionable y controlable para los bancos del país, al hablar de transferencias nacionales y acreedores del mismo territorio.

Por esta serie de características, para un gobierno siempre resulta más interesante la emisión de deuda con acreedores de su nación, que con acreedores de otros países.

La relación entre la deuda interna y la deuda pública

Como explicábamos al definir el concepto de deuda interna, ésta forma parte de la deuda pública de un país, pero supone sólo una fracción de la misma. 

La deuda pública es el total de dinero que el Estado adquiere a través de préstamos en los mercados financieros con el fin de financiar su déficit. Se representa como un tanto por ciento del producto interior bruto del país. Cuanto menor sea dicho porcentaje, mayor es la capacidad del país de devolver el dinero que debe. 

La deuda pública puede ser interna o externa, dependiendo de dónde provienen sus acreedores. Y como ya sabes, cuando estos acreedores se encuentran dentro del mismo territorio, el tipo de deuda pública es deuda interna.

La diferencia entre deuda interna y deuda externa

Como es lógico, la diferencia principal entre deuda interna y externa de un país, como por ejemplo, España, reside en si sus acreedores viven ahí, ya sean ciudadanos o empresas, o por el contrario, si compran deuda desde el extranjero. 

Si por ejemplo, el gobierno de Alemania debe dinero a una entidad bancaria alemana, hablamos de deuda interna, mientras que si el dinero se lo debe a un banco francés, sería deuda externa.

Cabe destacar que si bien comentábamos anteriormente que la deuda interna es parte de la deuda pública de un país, la deuda externa se compone de deuda pública (los préstamos contraídos por el Estado) y de deuda privada (los préstamos contraídos por empresas y particulares de ese mismo país).

Otra diferencia sustancial entre ambos tipos de deuda puede ser el tipo de moneda en el que se emiten, ya que en ciertos casos, la deuda externa trae consigo un cambio de divisas y los gastos derivados del mismo. Además por supuesto, del tipo de transferencias que conlleva, que en el caso de la deuda interna son transferencias nacionales y si hablamos de deuda externa, internacionales, las cuales son mucho más caras.

Otros criterios de clasificación de la deuda pública de un país

Además de diferenciar la deuda pública en función de dónde provienen sus acreedores, existen otro tipo de criterios de clasificación que dan como resultado diferentes modalidades de deuda. Estos tipos de deuda pueden englobarse a su vez como deuda interna o externa.

  • Deuda productiva: Se genera cuando el dinero que pide prestado el gobierno es destinado en proyectos enfocados a generar ingresos, como pueden ser inversiones en industria o energía.
  • Deuda improductiva: Este tipo de deuda se produce cuando el Estado invierte los préstamos en proyectos que no tienen porqué generar ningún tipo de ingreso a cambio.
  • Deuda voluntaria: Se produce cuando el gobierno otorga préstamos emitiendo valores o realizando subastas. Hablamos por ejemplo, de préstamos públicos.
  • Deuda obligatoria: En este caso, los préstamos al gobierno van condicionados por determinados métodos coercitivos. El ejemplo más común de deuda pública obligatoria son los impuestos, que afectan a todos los ciudadanos de un país.

Como has podido observar, la deuda interna es un componente muy relevante en la economía de un Estado y especialmente importante que siempre esté controlada, sin llegar a suponer en ningún caso un tanto por ciento elevado respecto al producto interior bruto del país. 

publicidad