El coronavirus ha azotado a los mercados

En tan solo unos días, el Ibex ha perdido todo el terreno ganado en los últimos meses

L

a preocupación de una posible crisis sanitaria y de cómo esta puede afectar a las economías más importantes y, como consecuencia, al crecimiento global, está siendo recogida por los mercados con caídas importantes. Ahora bien, ¿hasta qué punto estas caídas son “normales”? ¿Estamos ante un riesgo real o debemos rebajar la preocupación tanto sanitaria como económica?

Resulta evidente que el brote de coronavirus y su expansión ya se ha convertido en un hito relevante, pero para poder analizar bien sus posibles consecuencias hay que tener en cuenta dos factores: por un lado, ver cómo se desarrolla el brote y, por otro, los antecedentes históricos y cómo han afectado a las bolsas otras crisis sanitarias de relevancia. Hoy en nuestro blog vamos a arrojar un poco de luz sobre el coronavirus y sus relevancia a en el ámbito.

Coronavirus: alarmismo y desinformación

Pero antes de hablar de cómo han afectado otras crisis sanitarias a los mercados financieros, sería conveniente analizar, aunque sea de forma superficial, el brote que nos preocupa ahora. El coronavirus (cuyo nombre concreto es SARS-CoV-2) pertenece a una familia de virus cuyos efectos suelen producir principalmente infecciones respiratorias. Esto significa que este tipo de virus pueden provocar desde un simple catarro a una neumonía.

A pesar de todo el revuelo, los coronavirus no son tan peligrosos como pueda parecer y la gran mayoría de ellos se pueden tratar de forma eficaz. Es más, ya hemos lidiado en nuestra historia reciente con otro tipo de infecciones similares como puede ser el SARS en 2003 o el MERS en 2012, ambos con una letalidad mayor que la que presenta el coronavirus actualmente.

Ahora bien, la diferencia entre estos dos casos anteriores de coronavirus y el que ahora nos ocupa es la cantidad de infectados. Mientras que el SARS afectó a unas 8.000 personas, el coronavirus ya se ha extendido a 150 países y los casos a nivel mundial ya ascienden a más de 180.000.

El problema que plantea en la actualidad el coronavirus de Wuhan es su propagación, unido a que para poder diagnosticarlo hay que realizar una serie de pruebas específicas. En cuanto a los síntomas que presenta en los afectados, son muy parecidos a los de la gripe común:

Dificultad para respirar
Fatiga generalizada
Dolor de cabeza
Fiebre
Tos

Preguntas y respuestas sobre el Coronavirus

Ante la propagación del coronavirus, el Ministerio de Sanidad ha elaborado un documento de Preguntas y Respuestas sobre el patógeno que te ayudará a resolver todas tus dudas y cómo debes actuar.

 

¿Cómo afecta el coronavirus a la economía?

Además de las consecuencias sanitarias evidentes que tienen este tipo de epidemias, ¿qué consecuencias conlleva para la economía? A diferencia de sus familiares, dada la dimensión que está tomando el coronavirus, el impacto económico está empezando a tomar relevancia. Muchas compañías como Apple, Mastercard, KML o Microsoft ya han anunciado que sus cuentas se verán afectadas por los efectos de la enfermedad, llamada Covid-19.

Pero ¿por qué está afectando tanto a la economía la llegada del nuevo coronavirus? Hay que tener en cuenta que China es el mayor exportador del mundo y con la llegada del Covid-19 una buena parte de su tejido industrial se encuentra completamente paralizado. Esto conlleva una reducción de las exportaciones por parte del país asiático, pero también de la importación de materias primas por parte de este, lo que producirá una desaceleración de su economía.

Ahora bien, como ya hemos señalado anteriormente, hay empresas que ya empiezan a descontar cómo van a impactar los efectos del coronavirus a sus cuentas. En caso de que el control de la epidemia se alargue en el tiempo, las consecuencias para la economía global pueden ser todavía más graves. Solo con echar un vistazo a las bolsas, comprobamos que en tan solo una semana los principales índices bursátiles han experimentado caídas superiores al 10%.

¿Está en peligro la economía a causa del coronavirus?

Por tanto, aunque todavía es pronto para ver las consecuencias reales de la epidemia, lo que está claro es que una de sus principales víctimas está siendo la economía y el crecimiento mundial. Ahora bien, ¿hasta qué punto debemos preocuparnos? Según algunos, como la consultora Capital Economics, los costes del brote del coronavirus ascenderán a “más de 280.000 millones de dólares en los primeros tres meses del año”.

Si lo comparamos con el coste que tuvo en su momento el SARS, estaríamos hablando de un impacto siete veces mayor al sufrido en su día. Ahora bien, tampoco tenemos que hacer sonar las alarmas ya que, como bien recogen en El Economista, el S&P 500 ha tardado una media de 31 sesiones en recuperarse de las caídas provocadas por otras crisis sanitarias como pudieron ser los ya mencionados SARS y MERS u otras como la gripe aviar y el ébola.

Ante esta situación, la mejor forma de reaccionar es con prudencia y calma. Por el lado sanitario, lo mejor que podemos hacer es estudiar las directrices que ofrecen los servicios públicos para evitar infecciones. En cuanto a nuestras inversiones, debemos seguir nuestra filosofía slow finance y tener precaución antes de tomar ninguna decisión precipitada. Ya sabemos que la mejor forma de invertir es con la cabeza fría.

Sigue la crisis del coronavirus con Renta 4 Banco

Primera semana del coronavirus

La crisis del coronavirus ha dejado una semana muy bajista en las Bolsas de todo el mundo, y de las más negativas de los últimos años, con cesiones superiores al 10% en la mayoría de índices mundiales incluido el Ibex.

Por ello, desde el Departamento de Análisis aconsejan prudencia y poner la vista en el largo plazo. “Somos conscientes de que va a haber un impacto sustancial en el corto plazo, pero lo que hay que ver es qué ocurre en el medio plazo. Somos muy defensores del slow finance y creemos que hay que mirar la capacidad de las compañías para generar beneficios en el medio-largo plazo”, apunta Aguirre.

Lee el artículo completo aquí

Segunda semana del coronavirus

Tras una semana en la que las bolsas americanas cerraron con ligeras subidas semanales (Dow Jones +1,8%, S&P +0,6% y Nasdaq +0,1%), la apertura de la sesión en Europa ha sido fuertemente bajista, con una de las caídas más destacadas en los últimos años, en torno al 8%. 

 

En su nuevo artículo de esta semana, Juan Carlos Ureta, presidente de Renta 4 Banco, analiza la bajada de medio punto de los tipos de la Reserva Federal en una reunión extraordinaria (“La Fed pulsa el botón de pánico”) y recoge las principales claves de esta semana, entre las que destaca la reunión del Banco Central Europeo el próximo jueves, 12 de marzo.

Lee el artículo completo aquí.

Tercera semana del coronavirus

Esta semana, la elevada incertidumbre sobre el impacto real de la crisis del coronavirus ha llevado a los mercados europeos a registrar sus mayores caídas diarias históricas, y sitúan a los índices en mínimos de 2012. Así, hemos visto cómo el Euro Stoxx se dejaba un -20% y el Ibex –21% en la semana, la segunda peor semana de la historia para la bolsa española. El comportamiento ha sido similar en Estados Unidos, donde el S&P se ha dejado en la semana –16%. Esto ha llevado a los inversores a la búsqueda de refugio, y aunque el oro ha cedido –8% (asociado a venta por parte de inversores en búsqueda de liquidez tras activación de margin calls), las TIRes de Alemania y Estados Unidos alcanzaron mínimos históricos (-0,86% y 0,38% respectivamente), cerrando en la semana en –0,69% y 0,88%, respectivamente en sus referencias a 10 años. 

Lee el artículo completo aquí.

Cuarta semana del coronavirus

El temor al impacto y duración del coronavirus en la economía global sigue siendo muy elevado y ha reducido contundentemente la visibilidad sobre el crecimiento económico. Con la vista puesta en las revisiones a la baja de las perspectivas de crecimiento económico (cómo de intensa y duradera será la previsible recesión) y en los BPAs, consideramos que hasta que no haya una mayor visibilidad sobre la evolución del coronavirus y su impacto, será difícil vislumbrar un suelo sostenido en las bolsas a pesar de las fuertes caídas acumuladas desde máximos del año.

Lee el artículo completo aquí.

Quinta semana del coronavirus

Mientras la pandemia del coronavirus continúa expandiéndose a nivel global, se suceden las medidas de estímulo monetario y fiscal, tanto en Europa como, sobre todo, en EE.UU., donde la Reserva Federal y el Congreso han puesto en marcha un masivo plan para evitar el colapso de la economía norteamericana. Esto contrasta con la respuesta europea, restringida al nivel nacional por la inacción del Eurogrupo, que se muestra mucho más reacio a una respuesta conjunta que el BCE.

Así, durante la semana hemos asistido a un importante rebote en las bolsas mundiales, que han acumulado revalorizaciones cercanas al +7% en Eurostoxx y +5% en Ibex, menores a las vistas en Wall Street que sube más de +10% en la semana.

Lee el artículo completo aquí

Sexta semana del coronavirus

Comenzamos el segundo trimestre del año como finalizamos el primero, pendientes de la expansión global del coronavirus, su impacto en el ciclo económico global y los resultados empresariales y la forma que tendrá la recuperación futura (V, U, L, W, tick…). Aunque cabe señalar que la reacción de los mercados está siendo menos brusca que en sesiones pasadas, la volatilidad sigue presente. La semana se ha saldado con caídas del 2/3% en los principales índices de renta variable europeos, del 1% en el caso de los estadounidenses, con China plana y caídas del 8% en el Nikkei japonés. Atrás dejamos el 1T20, el peor en la historia para los índices europeos con caídas superiores al 25% (destacando Ibex y Mib -29%) y de los peores en EEUU con caídas del 20%.

Lee el artículo completo aquí