¡Has conseguido ahorrar!

Ahora llega la pregunta del millón… ¿qué piensas hacer con el dinero que has conseguido guardar tras tanto esfuerzo?

Ya os lo dijimos en nuestra anterior entrada, a los españoles nos cuesta mucho ahorrar, pero es posible. Sin embargo, cabe preguntarse qué hacemos en nuestro país con el dinero que conseguimos guardar. Históricamente, España no ha sido muy amiga de la inversión. La gente ahorradora ha preferido guardar su dinero bajo llave en un depósito en vez de invertirlo (a excepción del ladrillo, aunque ya sabemos cómo terminó eso…). Pero con el paso de los años y un mayor acceso a herramientas de inversión, ¿ha cambiado esta tendencia o seguimos siendo igual de conservadores?

Las viejas costumbres tardan en morir, pero parece que poco a poco los vientos de cambio llegan a las mentes de los ahorradores. En la actualidad, casi cuatro de cada diez euros se encuentran invertidos en Fondos con renta variable o mixta frente a los 2 euros y medio de cada diez de la pasada década. Un crecimiento que muestra la pérdida de aversión al riesgo del ahorrador medio en España y la búsqueda de más rentabilidad para los ahorros.

El depósito sigue siendo el rey… pero por poco tiempo

%

del ahorro a depósitos

Como bien hemos dicho, siempre hemos sido un país de ahorro en depósito y esta realidad no ha cambiado: el 37,3% del ahorro de los españoles continuó yendo a este instrumento financiero, según el informe elaborado por INVERCO. Por otro lado, el resto se distribuyó en inversión directa en el mercado (26,1%); Instituciones de Inversión Colectiva (14,8%); seguros (11,2%); fondos de pensiones (5,7%); efectivo (2,9%) y otros (2%). Y eso que no estamos contando la inversión en ladrillo.

  • 26,1% inversión directa en el mercado 26%
  • 14,8% instituciones de inversión colectiva (ICC) 15%
  • 11,2% Seguros 11%
  • 5,7% Fondos de pensiones 5%
  • 4,9% EFECTIVO Y OTROS 5%

Aunque el rey del ahorro sigue siendo el depósito, cada vez hay más instrumentos financieros que tienen muchas papeletas para derrocarle. Debido a la baja rentabilidad de este tipo de productos, los ahorradores están otorgándole mucho más peso en sus carteras a otros vehículos de inversión con más rentabilidad, como los fondos, que incrementaron su patrimonio en un 17,7% (69.667 millones) hasta los 463.886 millones de euros.

¿Y qué hay con las nuevas generaciones? Aunque sería normal pensar que los vientos de cambio están comandados por los jóvenes, no es así. Más de la mitad de los nacidos a partir de los 80 (los llamados ‘millenials’ y ‘centennials’) eligen al depósito como su opción favorita a la hora de invertir sus ahorros, por encima del plan de pensiones (44%) y el fondo de inversión (29%). 

El origen del miedo a la inversión: la educación

Pero… ¿por qué ese miedo a invertir nuestros ahorros? Hay una razón principal que responde a esta pregunta: en España no hay casi educación financiera. Así lo recoge el informe PISA sobre finanzas, que muestra que un cuarto de los jóvenes españoles no sabe nada sobre finanzas.

Desde las entidades financieras han ido diversificando y simplificando productos para hacerlos más comprensibles y llegar a un mayor número de clientes. Sin embargo, estos esfuerzos no han hecho mucho calado entre los jóvenes, que siguen temerosos. Entonces, ¿cuál es la solución?

En España las finanzas siempre se han visto como una materia solo apta para profesionales. Eso es porque desde pequeños nadie nos ha ofrecido una información básica que nos ayude a entender un mundo que, aunque complejo, es vital en nuestro día a día.

La formación es la principal solución para empezar a comprender el mercado y cómo funciona. Por eso desde nuestro blog queremos acercaros a este mundo, desconocido para muchos, con el que aprenderéis y os sorprenderéis al comprobar que “eso de las finanzas” no es tan complicado como pensabais.