Cada vez resulta más fácil encontrar autónomos en España

A pesar de lo difícil que resulta ser emprendedor y sacar un negocio adelante

El Estado tampoco lo pone fácil… las tasas mensuales son mucho mayores en comparación con otros países, eso sin tener en cuenta impuestos y un difícil acceso a otras prestaciones como el paro. Pero… ¿qué pasa con las pensiones?

¿Los autónomos tienen derecho a una retribución vitalicia al llegar a una edad? ¿Hay alguna diferencia entre ellos y los trabajadores por cuenta ajena? No te preocupes más, ¡hoy en nuestro blog responderemos a todas vuestras dudas y aclararemos tu visión de cara al futuro!

 

Requisitos mínimos para optar a la jubilación siendo autónomo

Antes de comenzar, no te preocupes, si eres autónomo estás a salvo y tienes derecho a una pensión. Es más, aunque puedas pensar que hay muchas diferencias en relación a los trabajadores por cuenta ajena, una gran cantidad de variables coinciden:

Edad de jubilación en 2027

AÑOS mÍnimoS de cotización en 2022

Para empezar, la edad de jubilación de los autónomos se establece en los 65 años y un mes, que aumentará de forma paulatina hasta los 67 en el 2027, al igual que para los demás trabajadores. Por otro lado, los autónomos también podrán disfrutar de la jubilación anticipada a partir de los 63 años siempre que lleven 35 años cotizados y que estén al corriente en el pago de las cuotas de la Seguridad Social. Hasta aquí todo igual.

Pero… ¿cuánto es el mínimo que tiene que cotizar un autónomo para poder optar a una pensión de jubilación? La respuesta en la actualidad es 21 años, dos de los cuales deben haber tenido lugar en los últimos 15 años. Sin embargo, con la nueva regulación, igual que la edad de jubilación aumentará de forma paulatina, el periodo mínimo de cotización se elevará hasta los 25 años en 2022 si quieres optar a tu pensión.

Cómo evitar un futuro con bajo poder adquisitivo en la jubilación

Con una hucha de pensiones en mínimos y necesitada de préstamos para hacer frente a las pagas extraordinarias, para algunos la pensión de jubilación no es el seguro que esperarían. Pero no te preocupes, hay formas de evitar este panorama.
Con la entrada en vigor del nuevo sistema de cálculo de las pensiones, las condiciones de jubilación del autónomo se calculan en base a las mismas normas que afectan a los demás trabajadores. Eso significa que la asignación final dependerá de la cantidad que se haya cotizado a la Seguridad Social y del número de años. Os proponemos algunas opciones para mantener vuestro nivel de vida: 

Prolongación voluntaria

Muchos buscan incansablemente el día en el que llegue la jubilación. La idílica imagen de dejar el trabajo y retirarse a una ciudad costera a disfrutar de la vida, ocupa la mente de muchos trabajadores pero… ¿y si no queremos dejar nuestro empleo? ¿Estamos obligados a jubilarnos y dejar de trabajar?

La respuesta es no, la jubilación no es obligatoria y, además ¡tiene ventajas para aquellos que quieran seguir trabajando! Como ya hemos dicho antes, el total de tu retribución se genera en base a los años que lleves trabajando, por lo que cuanto más trabajes, más recibirás.

Pensionista activo

Esta opción tiene como objetivo favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad. Con este decreto se intenta promover el envejecimiento activo gracias a poder seguir trabajando por cuenta propia con el cobro del 50% de la jubilación (en algunos casos, hasta el 100%).

Eso sí, para poder acceder a esta opción se debe haber cumplido la edad ordinaria de jubilación con acceso a la pensión completa. Una vez cumplidos los requisitos, el trabajador recibirá el 50% de su pensión y cuando termine la actividad, pasará al cobro del 100% de su retribución.

A tener en cuenta: La importancia de la cotización

Una práctica que es habitual para muchos autónomos consiste en cotizar lo mínimo posible y aumentar la cantidad de cotización a partir de los 48 años. Con esto se podía conseguir la pensión máxima, hasta que entró en vigor la reforma de pensiones. No te preocupes, aún sigue siendo posible optar a ella, pero para conseguirla tendrás que empezar a aumentar tus cotizaciones desde los 42 años, sin dejar de cotizar desde los 30… una tarea difícil, vaya.

Estas no son las únicas opciones que existen a la hora de conseguir una retribución en los años de jubilación. La mejor forma de conseguir aumentar tus ingresos a la hora de retirarte laboralmente es con un plan de pensiones como complemento.
Está comprobado que los depósitos no son lo suficientemente rentables como para poder afrontar el futuro, teniendo en cuenta los actuales tipos de interés. Por tanto, se configuran como una de las mejores opciones que puede tener un trabajador autónomo, ya que el ahorro que obtenemos de cotizar el mínimo lo podemos invertir en un fondo con más rentabilidad.
Esperamos haberte ayudado a despejar las dudas sobre tu futuro como autónomo y que si te preocupaba tu futuro trabajando por cuenta propia, ahora tengas las cosas más claras. Recuerda que pensar en el futuro y planificarlo es la mejor forma de no llevarte sorpresas desagradables para poder vivir unos últimos años en tranquilidad.