¿Te has parado a pensar cuánto tiempo te pasas en la oficina al día?

Sí, seguro que sabes las horas, pero no nos referimos a eso

S

upongamos que tiene un trabajo a jornada completa en una oficina. Son ocho horas, de las cuales, tendrás que añadir el tiempo para comer, que si tienes jornada partida puede durar desde media hora hasta incluso dos horas. Al final, puedes pasarte hasta casi 10 horas en la oficina (y fuera de casa mejor no echemos cuentas). Por tanto, con la cantidad de horas que nos encontramos en la oficina y con nuestros compañeros lo mejor es generar un buen ambiente.

El teletrabajo es posible que haya reducido el tiempo que pasamos en la oficina, pero con la nueva normalidad mucha gente ha vuelto a sus puestos. Para los que han vuelto y para los que nunca se fueron, hoy vamos a daros una serie de consejos de buena convivencia en el trabajo.

La relación con tus compañeros: un pilar fundamental

A menos que seas autónomo y seas tú solo tu propia empresa, vas a tener que trabajar con otros compañeros (y aunque seas autónomo, seguro que trabajas con clientes…). Es más, si nos paramos a pensarlo es fácil que pasemos más tiempo con ellos que con nuestras propias familias, por lo que mantener una buena relación es fundamental para una buena convivencia laboral. Y también para tu salud mental. Por tanto, hay que cuidar nuestra relación con nuestros compañeros de trabajo y e intentar que sea lo más cordial posible. Incluso puedes sacar algún amigo.

El primer paso que debemos tomar es tratar a nuestros compañeros, ya sean de un rango laboral mayor, igual o menor que el nuestro, con respeto. Puede parecer que estamos diciendo algo obvio pero es importante.

Nos queremos referir sobre todo a algunos comportamientos que podemos tener y que son faltas de respeto hacia las personas con las que trabajamos.

Vamos a poner un ejemplo que puede ser bastante clarificador. Si eres de los has estado durante mucho tiempo teletrabajando, estamos seguros de que te has acostumbrado a ser “multitarea”.

¿Quién no ha estado adelantando trabajo durante una reunión en la que no le tocaba participar? Quizás has actualizado un Excel, has comprobado unos datos o simplemente estabas contestando correos. El caso es que no prestabas atención a lo que estaba pasando.

Con la vuelta a la oficina y las reuniones presenciales puedes haber adquirido el mal hábito de comprobar tu móvil mientras el resto de tus compañeros está exponiendo o hablando. Y seamos honestos, eso está feo. Cuando alguien habla hay que prestarle atención aunque no esté relacionado con nosotros.

 Pd: Esto aplica también a las conversaciones privadas. No miréis el teléfono cuando os están hablando ya sea un compañero, vuestra madre o el cajero del súper. 

A tener en cuenta: Sé agradable con tus compañeros y el resto de trabajadores

Hay muchas formas de tener una relación de cordialidad con tus compañeros de trabajo. Es más, nos conviene tener un buen ambiente no solo con nuestros compañeros directos, sino con los trabajadores del resto de la oficina.

Quizás no siempre, pero en algún momento seguro que vas a necesitar una mano del departamento de informática o de contabilidad, por lo que mejor llevarse bien con todo el mundo. Simples gestos como saludar y despedirte de todo el mundo, aprenderte sus nombres o hablar con ellos de forma cordial pero agradable te ayudará a congeniar mejor con todo el mundo.

Las claves para un buen trabajo son la cooperación y la asertividad

Afianzar una buena relación será una buena forma alcanzar un objetivo común a todos: un buen trabajo. Ahora bien para llegar a ese punto hay claves importantes que nos ayudarán a alcanzar mejor ese objetivo: la cooperación y la asertividad. Pasamos a explicarlos más en profundidad.

Recuerda, siempre es positivo ayudar a tus compañeros pero hazlo sobre todo cuando te pidan ayuda o veas que están estancados. Si te implicas en su trabajo de forma constante, aunque tus intenciones sean nobles, se puede percibir de otra manera.

Por un lado, es importante fomentar la cooperación por encima de la competitividad. Aunque la competitividad nos puede ayudar a querer superarnos, cuando hablamos del trabajo en equipo debe quedar a un lado.

La competitividad puede generar roces innecesarios que erosionen las relaciones laborales y, en conclusión, el trabajo final. Sin embargo, si nos centramos en aunar esfuerzos con nuestros compañeros y ayudarles dentro de nuestras posibilidades conseguiremos un mejor ambiente y predisposición por su parte para que nos ayuden en el futuro.

En cuanto a la asertividad, suele estar mal conceptuada o quizás es la primera vez que la escuchas, así que vamos a empezar por explicarla. Con asertividad nos referimos a la habilidad que tenemos las personas de expresar nuestras emociones de forma directa y  sin enfado o agresividad, ya sean estos sentimientos tanto positivos como negativos.

En un ambiente de trabajo, esta cualidad es de vital importancia ya que te permite defender tu trabajo y dar tu opinión sin miedo a ofender a ninguno de tus compañeros. También puede ser una buena herramienta para hablar con ellos si han podido hacer algo que te haya ofendido, tanto en ámbito laboral como personal. De esta forma, podrás mejorar y reforzar tus relaciones laborales.

Tu espacio de trabajo también es importante para la convivencia laboral

Por último, y no por ello menos importante, toca hablar de tu espacio de trabajo. Ya hablamos en su día con la llegada del teletrabajo que es importante tener un lugar adaptado para teletrabajar. Por un lado, es conveniente que tengas tu espacio de trabajo ordenado, más aún si lo compartes con otros compañeros. Ponte en la situación de que trabajas codo con codo con un compañero y él siempre tiene sus cosas en vuestro espacio compartido. Puede ser molesto y que genere tensión, cuando es una situación fácil de arreglar.

Por otro lado, a la hora de comer intenta evitar hacerlo en tu espacio de trabajo. Los olores, posibles ruidos… pueden molestar a las personas que hay a tu alrededor y generar situaciones intensas. Una mejor opción es irte con tus compañeros a comer y hacer piña.

Con esta serie de consejos estamos seguros de que podrás mejorar tus relaciones con los compañeros de trabajo y, en última instancia, el ambiente laboral. De esta forma ya no solo la productividad y el trabajo será mejor, sino que tu salud mental te lo agradecerá.