El viernes negro ya está aquí

Una de las fechas marcadas en el calendario de los amantes de las compras

Suena el despertador y te levantas de un salto. Hoy te sientes con las pilas cargadas y se dibuja en tu cara una gran sonrisa. El motivo no es que sea viernes (que también), sino que hoy se celebra el Black Friday. Con la lista de las compras de Navidad en el bolsillo, las mejores deportivas para correr y tu cartera temblando de miedo, te dispones a salir de casa para vivir una auténtica odisea del consumo.

El Black Friday tiene lugar el viernes después del Día de Acción de Gracias y es el momento elegido por los comercios para hacer grandes descuentos de cara a las navidades. En los últimos años se ha hecho muy popular a lo largo del mundo y las ofertas que ofrecen tienen como resultados increíbles luchas y avalanchas en busca de las mejores gangas. Pero… ¿de dónde procede este día?

El falso mito de la esclavitud y los desfiles de Acción de Gracias

Una de las historias que más fuerza cobró como origen del Black Friday hace unos años fue que estaba relacionada con la esclavitud.

De acuerdo con esta leyenda urbana, a principios del siglo XIX los esclavistas aprovechaban el día posterior a Acción de Gracias para ofrecer a sus esclavos negros con descuentos. Sin embargo, al poco tiempo se descubrió esta historia no era más que un bulo. Pero entonces… ¿cuál es la detrás de esta fiesta?

La primera vez que se escuchó fue el 24 de septiembre de 1869, fecha en la Jay Gould y Jim Fisk, dos financieros de Wall Street, provocaron que el mercado entrase en bancarrota. ¿No os recuerda a un crack bastante famoso? De todas formas, este fue el origen del término pero poco tiene que ver con el Black Friday que conocemos hoy en día.

Para eso tenemos que avanzar en el tiempo hasta mediados del siglo XX, en Filadelfia. La expresión Black Friday era utilizada por la policía de esta ciudad de Pensilvania para hacer referencia al denso tráfico de la gente y los vehículos que llenaban las calles de suciedad y polución el día después de Acción de Gracias. La afluencia de gente provocada por el desfile era aprovechada por los comercios para ofrecer descuentos y vender sus productos, lo que hizo nacer el germen de esta fiesta comercial.

¿Sabías que el síndrome del viernes después de Acción de Gracias se refiere a la cantidad de trabajadores que se dan de baja el viernes después de esta fiesta? Fruto de este “síndrome”, las calles se llenaban de gente que aprovechaba para ir a hacer las compras de Navidad.

Sin embargo, los comerciantes que aprovechaban el Viernes Negro para realizar ofertas no estaban muy contentos con las connotaciones negativas del “black”. Por ello, en 1961 un periódico de la localidad de Filadelfia lo intentó rebautizar como “Gran Viernes” aunque, como imaginaréis no tuvo mucho éxito…

Tras comprobar que el nuevo término no cuajaba, los dueños de los comercios consiguieron darle la vuelta al significado. ¿Cómo? Diciendo que el negro se refería al “back to black”, el paso de los números rojos a los negros y la obtención de beneficio.

La evolución electrónica del Viernes Negro: el Cyber Monday

Si bien es cierto que el término “Black Friday” tenía una tradición de casi medio siglo en Filadelfia, no llegó a ser popular en el ámbito nacional hasta la década de los 90. Hoy, ya es mundialmente conocido y muchos lo consideran la antesala de las navidades y con su internacionalización, el Black Friday ha mutado.

Ya no es sólo el día de ofertas después de Acción de Gracias. En la actualidad, las tiendas celebran “La semana del Black Friday”, extendiendo las ofertas desde el mismo lunes hasta el domingo. Todo el mundo se quiere apuntar a estas fiestas, desde escuelas online a tiendas de zapatos o incluso la banca.

Con la llegada de internet y la fiebre provocada por las compras del Black Friday, en los últimos años también se ha creado el Cyber Monday. Este día tiene lugar el lunes siguiente al Viernes negro y es el momento que utilizan muchas páginas webs para ofrecer sus descuentos a los usuarios.

Pero cuidado, eso no quiere decir que los comercios electrónicos no hagan ofertas durante la semana del Black Friday, lo único es que el Cyber Monday está enfocado únicamente a aquellas compañías que ofrecen productos online.

Aprovecha el Black Friday… pero ten sentido común

El viernes negro puede ser el momento perfecto para que realices tus compras de Navidad sin que dejes tu cuenta bancaria tiritando. Además, puedes aprovechar la ocasión y el dinero que consigas ahorrar reutilizarlo en algún producto de inversión.

Ahora bien, estas fechas pueden ser muy peligrosas para nuestros bolsillos. Que haya descuentos no quiere decir que tengas que dejarte todo tu sueldo en ellos. Sé responsable y no te pases con las compras, no vaya a ser que luego te arrepientas después de que te baje la fiebre del Black Friday.