E

l ahorro, es decir, guardar una parte de tus ingresos para un uso futuro, puede ser la clave para pagar esa inesperada avería del coche, disfrutar de unas buenas vacaciones o de una jubilación tranquila. Pero no nos engañemos. Aunque sabemos que nos conviene… ahorrar no es fácil. Aquí te explicamos las razones para hacerlo y te proponemos algunos consejos para ayudarte en tu planificación y que lo consigas.

¿Cuáles son las principales razones para ahorrar?

La vida puede cambiar de un día para otro, así que las razones para ahorrar son muchas:

1. Gastos inesperados

La primera sería la de tener un ‘colchón’ con el que poder hacer frente a gastos inesperados y urgentes, con los que no se contaba, y que, de no tener un dinerillo guardado, pueden poner a la economía familiar en un aprieto.

2. Reducir niveles de estrés

También deberíamos ahorrar para quedar cubiertos ante posibles cambios laborales, lo que nos ayudará a reducir significativamente los niveles de estrés y a sentirnos más seguros.

3. Caprichos

Otra razón es, ¿por qué no?, darnos un capricho de vez en cuando, como ese viaje que nos ronda en la cabeza desde hace tiempo.

4. Planificación anticipada

Otra modalidad de ahorro es la que se planifica a largo plazo. Unos ahorros que nos aseguren, por ejemplo, la entrada para la compra de una casa, o tener una jubilación tranquila y sin sobresaltos. Existen productos financieros específicos para ello, principalmente los planes de pensiones.

5. Decidir cómo vivir tu vida

Ahorrar es también una modalidad de inversión. Si pones a trabajar tus ahorros podrás conseguir más rentabilidad, lo que te acercará a la libertad financiera, o lo que es lo mismo, decidir tú cómo vivir la vida.

Dinero ahorrado para vacaciones

Algunos consejos para conseguir ahorrar

Ahora que sabemos por qué debemos ahorrar, falta explicar cómo hacerlo. Un plan de ahorro, como una dieta, ha de ser personalizado, adaptado a los hábitos de consumo y las finanzas personales, para no abandonar a medio camino.

Aunque no existen fórmulas mágicas, sí que podemos darte algunos ‘truquillos’ para alcanzar tus objetivos. La palabra clave es, sin duda, planificación.

Ten claro tu presupuesto, tus ingresos y define cuáles son gastos fijos y cuáles variables. Identificar esos consumos que puedes recortar facilitará la tarea.

Fíjate un objetivo, mensual o anual, que sea claro y alcanzable, o desistirás antes de tiempo. Y planifica cómo hacerlo. Nosotros te podemos ayudar. (#publicidad)

Evalúa tu progreso con regularidad y haz ajustes en caso necesario. No siempre tendrás la misma capacidad de ahorro, pero en esto, como en casi todo, ‘algo’ es siempre mejor que ‘nada’.

Usa estrategias de ahorro. Hoy la tecnología nos ofrece numerosas aplicaciones que nos serán de gran utilidad para organizar nuestros ingresos y gastos, consultar nuestras operaciones en tiempo real y hacer simulaciones que hagan el proceso más sencillo y eficaz.

¿Cuáles son los principales peligros para nuestros ahorros?

  • La inflación: porque supone un aumento de los precios de los bienes y servicios que consumimos. Es a lo que nos referimos cuando decimos que “el dinero cada vez vale menos”, lo que dificulta la gestión de nuestras finanzas personales.
  • Los denominados ‘gastos hormiga’: se trata de esos pequeños gastos que hacemos de forma diaria y casi sin darnos cuenta, pero que sumados, acaban siendo una cantidad significativa y poco a poco le pueden hacer un roto a nuestras cuentas domésticas.

¿Cuánto ahorra el español medio?

La tasa de ahorro de los hogares se situó en el 11,7 % de su renta disponible bruta en el segundo trimestre de 2023, 0,2 puntos inferior a la del trimestre anterior, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

No todos los hogares tienen capacidad para ahorrar cada mes o incluso cada año, pero las cantidades de ahorro medio español se establecen alrededor de los 300 euros al mes.

Durante los años de la pandemia del Covid-19, la tasa de ahorro subió considerablemente, aunque los españoles seguimos ‘guardando’ menos que algunos de nuestros vecinos europeos, como los alemanes, que son de los más ahorradores.

¿Qué es la regla 50/30/20?

El método conocido como «la regla presupuestaria 50/30/20» fue propuesto por la senadora y académica estadounidense Elizabeth Warren en su libro Todo tu valor: El plan financiero definitivo para toda la vida. La idea principal de este enfoque es bastante sencilla y consiste en dividir tus ingresos en tres partes para asignarlos a diferentes propósitos:

  • Destina el 50% de tus ingresos a los gastos básicos, como la hipoteca o el alquiler, los suministros de luz, agua, gas o el colegio de tus hijos.
  • El 30% restante irá destinado a gastos no esenciales, como el ocio, los viajes, las compras o cualquier otro capricho que queramos disfrutar.
  • El 20% que queda se debe ahorrar, con un objetivo concreto o para crear un colchón de emergencia. Apartar siempre un 20% de tu nómina mensual te ayudará a crear un plan de ahorro inteligente.