El dinero es clave en nuestras vidas

Paga el alquiler, la comida, sirve para preparar nuestro futuro…

C

omo ya vimos en la historia del dinero y las divisas del mundo, su aparición surgió para solventar la necesidad de hacer intercambios justos entre comerciantes. A día de hoy, resulta imposible pensar en cómo sería el mundo si no tuviésemos la herramienta del dinero. Sobre él se cimienta todo el sistema pero ¿podemos invertir en dinero? La respuesta es sí, a través del Forex.

Hoy en el blog os vamos a explicar qué es y cómo funciona el mercado de divisas y las diferentes formas que tenemos de invertir en él.

¿Qué es y para qué sirve el forex?

Como os hemos spoileado en la introducción del post, el Forex es como se denomina el mercado de divisas, un mercado descentralizado en el que se negocian las principales monedas del mundo: dólar, euro, yenes, libras, francos suizos, dólar australiano… Dado que estamos hablando de un mercado en el que se intercambian divisas, el Forex es el mercado financiero más líquido, con más activos y con más volumen de negocio de todos, cuyas transacciones diarias alcanzan de media los cinco billones de dólares.

Otra de las características del forex a diferencia de otros mercados financieros son sus horarios de apertura. Al contrario que el resto, el mercado Forex está abierto las 24 horas del día de lunes a viernes, a través de una red de bancos cuyos centros principales se encuentran en Sidney, Tokio, Londres y Nueva York. Así, el mercado abre el lunes por la mañana en Sidney y cierra por la tarde en Nueva York. 

Pero ¿cómo funciona el mercado de forex? Aquí hay que tener presente el concepto de primera y segunda divisa. El trading de forex consiste en la compra de una moneda y la venta de otra en la que la moneda que se compra sería la primera divisa y la que se vende la segunda. Si ponemos como ejemplo que tenemos dólares que y queremos comprar euros, que se representa como EUR/USD, el euro sería la primera divisa y el dólar la segunda divisa. 

Así pues, el forex cumple un objetivo práctico a la hora de intercambiar monedas para las transacciones y negociaciones comerciales entre empresas internacionales. Sin embargo, también es una opción de inversión que puede ser interesante (por eso estamos hablando hoy de eso aquí).

A tener en cuenta: Bid, Ask y Spread

A la hora de hablar del mercado de divisas, hay que conocer tres conceptos que están íntimamente relacionados con cómo funciona el trading de forex, que son el bid, el ask y el spread:

  • Bid: es el precio de venta de la moneda que queremos comprar
  • Ask: es el precio de compra de la moneda que queremos vender
  • Spread: diferencia de precio entre el bid y el ask que los brókeres se quedan de comisión

Es decir, cuando nosotros queramos vender una moneda, tendremos que fijarnos en el Ask, mientras que si queremos comprar una moneda, tendremos que fijarnos en el precio Bid. Hay que tener en cuenta que el precio de compra siempre será más caro que el precio de venta cuando hablamos de la misma divisa.

¿Cómo operar en forex?

Los beneficios del trading de forex como opción de inversión provienen principalmente de dos características propias de este producto: su volatilidad y su liquidez. Al tener tanta liquidez y tantos movimientos fruto de la cantidad de transacciones diarias, se generan muchas oportunidades de encontrar rentabilidades en estos mercados. Ahora bien, como ya sabemos, la posibilidad de buenas rentabilidades y la volatilidad también implican una mayor asunción del riesgo.

Si estás dispuesto a asumirlo, puedes contratar un bróker online y empezar a hacer trading en forex, o también puedes empezar a trabajar con futuros XRolling fx, que consisten en la compra de una determinada catidad de divisas a un precio acordado.  Ahora bien, este tipo de inversiones requieren conocimiento y tiempo para poder minimizar riesgos, así que si no los tienes, no te lo recomendamos.

En caso de que tu aversión al riesgo o el tiempo que le puedas dedicar a tu inversión no se alinee con esto, no quiere decir que no puedas invertir en forex. La alternativa en estos casos pueden ser los fondos de inversión forex que concentran sus inversiones en diferentes divisas.

Además, esta inversión en divisas a su vez se puede segmentar dentro de mercados emergentes o monedas de distintas regiones. Así, conseguimos diversificar mejor el riesgo que si invertimos únicamente en forex. Eso sí, recuerda que hablamos de fondos de inversión forex, no fondos monetarios, ya que estos últimos no tienen por qué invertir en divisas, sino que invierten en activos que se negocien en una moneda concreta.

De todas formas, nuestra mejor recomendación es que si no tienes mucha experiencia en inversión, acudas a otro tipo de productos y mercados financieros que puedan ser menos volátiles. Y, sobre todo, que si tienes dudas, consultes con un asesor especializado.