¿Cómo podemos encontrar una buena inversión?

La clave está en buscar el equilibrio perfecto de rentabilidad/riesgo

U

n equilibrio en el que consigamos una buena rentabilidad y hagamos frente a unos riesgos con los que nos encontramos a gusto. Para ello, ya hemos visto anteriormente que existen una amplia variedad de productos de inversión.

 Si a esto les unimos la segmentación ya sea por sectores o por mercados emergentes, podemos acotar más y escoger una inversión adecuada para nosotros. Hoy, en una nueva entrega en busca de la inversión más adecuada para cada inversor, os vamos a enseñar otra característica a tener en cuenta: la inversión por factores.  

¿En qué consiste la inversión por factores?

Para explicar la inversión por factores antes debemos determinar a qué nos referimos cuando hablamos de estos. Podríamos denominar a la inversión por factores a una técnica de inversión que intenta aislar las diferentes fuentes de rentabilidad de los activos financieros. Dicho de un modo más entendible los factores son las corrientes que incrementan la rentabilidad de las acciones, bonos y demás activos.

Gracias a las nuevas tecnologías, estos factores o fuentes de inversión de los activos se pueden acotar de mejor manera, dando lugar a lo que se ha llamado Smart Beta.

Podríamos definir el Smart Beta como una fórmula a medio camino entre la gestión pasiva y activa, ya que intenta replicar el comportamiento de un índice mientras combina diferentes factores para construir una cartera de inversión.

Recuerda, la beta en inversión mide la variabilidad de la rentabilidad de una acción o un fondo en comparación con la rentabilidad de del promedio del mercado. 

¿Y qué ventajas reales tiene este tipo de inversión? Para arrojar un poco más de luz a un concepto que puede parecer complicado, hemos pedido ayuda a Ana María Conesa, gestora de fondos Smart Beta de Renta 4 Gestora:

Esta nueva estrategia, conocida como Smart Beta, es la puerta de acceso a la inversión basada en factores. Cada factor se forma con unos criterios cuantitativos específicos para obtener un plus de rentabilidad sobre el mercado. Debido a la baja correlación entre ellos, nos permite controlar el riesgo debido a la alta diversificación, de manera que minimizándolo generamos más rentabilidad que el mercado a largo plazo.

Ana María Conesa

Gestora, Renta 4 Gestora

Tipos de factores de inversión

Podemos hacer una diferenciación entre dos tipos de factores. El primer tipo sería por factores macroeconómicos. En este tipo podemos encontrar algunos factores tales como crecimiento económico, tipos de interés, inflación, mercados emergentes, crédito, liquidez… Estos factores pueden ser interesantes para acotar en qué tipo de productos de inversión nos puede interesar invertir. 

Sin embargo, los factores más interesantes y que han puesto en relieve este tipo de inversión son los factores de estilo. ¿Qué características hacen que una acción sea ganadora? Dentro de este segundo tipo, podemos encontrar 5 factores de estilo con distintos criterios:

Factor Low volatility

Este factor se fija en acciones que presentan precios muy estables sin muchas variaciones en cotización. El enfoque de este factor se centra en controlar la volatilidad de nuestras inversiones.

Factor Value

Este factor se centra en invertir en compañías infravaloradas en relación con su valoración fundamental. Es decir, busca aquellos valores que presentan una buena oportunidad de compra y revalorización.

Factor Quality

Este factor elige sus opciones de inversión fijándose en sus datos y la calidad que presentan: fundamentales sólidos, bajo nivel de endeudamiento, crecimiento de beneficios…

Factor Size

Este factor invierte en empresas de menor capitalización y que presentan una buena oportunidad de revalorización. La ventaja de este tipo de empresas es que tienen menor liquidez en el mercado, por lo que son menos seguidas por los analistas. Son una buena oportunidad porque es más fácil duplicar el valor de una pequeña empresa que de una grande, y tienen un alto potencial de crecimiento.

Factor Momentum

Este factor pone su foco en compañías que han conseguido buenas rentabilidades en el pasado e invierte en ellas, pensando en una continuación de esta tendencia. Podríamos resumirlo en acciones que “se han puesto de moda” y todo el mundo quiere comprarlas, haciendo que sus títulos se revaloricen.

Las ventajas de la inversión en factores y Smart Beta

Ahora bien, ¿cómo beneficia la inversión por factores a los ahorradores? La parte buena de esta estrategia es que los factores están descorrelacionados. Es decir, los criterios que mueven la inversión en value no son los mismos que los que afectan a momentum, por lo que la unión de estos dos tipos provoca sinergias con las que conseguir mejores rentabilidades. Pero es más fácil explicarlo con ejemplos concretos.

Por ejemplo, en momentos de rachas alcistas, los valores que siguen criterios de momentum, value y size tendrán un mejor comportamiento ya que aprovecharán esas tendencias. Sin embargo, cuando se giren las tornas y nos encontremos en un momento bajista, los activos que se rijan por los valores de low volatility y quality resistirán mejor las caídas del mercado, permitiendo una recuperación más rápida además de dar más seguridad a largo plazo.

¿Y cuál es la mejor forma de invertir por factores? Saber identificar aquellos activos financieros que podemos meter en uno u otro factor si no tenemos experiencia puede ser complicado. Debido a su complejidad, existen fondos que ofrecen este tipo de estrategia.