Si cuentas con un patrimonio que desearías invertir, pero no dispones del tiempo, la información o los conocimientos adecuados para llevar a cabo una serie de inversiones con cierta seguridad, la gestión discrecional de carteras puede ser una opción muy interesante para ti. 

En este post, te contamos todo lo que debes saber acerca de una de las principales tendencias actuales en materia de gestión de las inversiones. 

¿En qué consiste la gestión discrecional de carteras?

La gestión discrecional de carteras es un método de gestión de las inversiones, que otorga la capacidad de decisión a un profesional o un equipo de expertos, quienes actúan en nombre del cliente para buscar el mayor nivel de rentabilidad posible.

Se trata de un método muy común entre inversores interesados en diversificar la inversión de su patrimonio. Mediante un contrato, el cliente delega la capacidad de comprar y vender activos a su asesor financiero.

Posteriormente, dicho asesor o el equipo de expertos contratado, evalúa junto al cliente el nivel de riesgo que éste desea correr mediante sus inversiones, cuáles son sus necesidades de liquidez y qué nivel de rentabilidad espera obtener a corto o largo plazo. Con base en todos estos condicionantes, el asesor decide qué modalidad de cartera se ajusta más a las necesidades del cliente.

Este servicio, además de otorgar la capacidad de invertir en nombre del cliente a sus asesores, incluye la posterior monitorización y seguimiento de las inversiones.

¿Qué hace un gestor de carteras?

El gestor de carteras es la persona u organización encargada de la gestión y administración de los activos financieros del inversor. Su objetivo es el de ofrecer el mayor grado de rentabilidad posible a las inversiones de su cliente, siempre teniendo en cuenta sus objetivos de inversión y el nivel de riesgo que éste desea asumir.

Para ello, diseña una estrategia basada en ese análisis inicial, escogiendo los tipos de inversiones más adecuadas. Adicionalmente, intenta obtener nuevas oportunidades de inversión mediante la investigación de los mercados y su profundo análisis.

Una vez decidida la compra-venta de activos, monitoriza la evolución de la cartera y ofrece asesoramiento financiero a su cliente basándose en las últimas tendencias de los mercados.

publicidad

¿Cuáles son sus principales ventajas?

La gestión discrecional de carteras ofrece una serie de notables ventajas para los inversores. A continuación, enumeramos las más importantes:

  • Asesoramiento y expertise: Los gestores de activos son profesionales expertos en el campo de la inversión, con un nivel de experiencia y conocimiento superior al de la mayoría de inversores autónomos. Esto les permite detectar oportunidades más fácilmente, así como gestionar el riesgo de forma más eficiente.
  • Personalización de las inversiones: El experto que invierte en nombre de su cliente lo hace siempre en función de sus prioridades, sus metas y adaptándose al nivel de riesgo pactado con éste. 
  • Mayor seguridad: El amplio conocimiento de los mercados de los gestores de carteras posibilita una mayor diversificación de la inversión. Además, su posterior monitorización otorga un mayor rango de flexibilidad. Al estar siempre al tanto de la evolución de los mercados, es más fácil adaptar las condiciones de cada inversión en la búsqueda de una optimización continua.
  • Acceso a mejores productos: Los equipos de gestión de activos realizan sus inversiones en todo el mundo, conocen a fondo cuáles son los mejores productos de inversión de cada sector y descubren nuevas oportunidades de inversión para sus clientes a diario.

Tipo de gestión de carteras

Básicamente, existen dos modalidades de gestión de carteras, basadas principalmente en el nivel de intervención de los gestores:

  • Gestión pasiva de carteras: Se trata de una estrategia que busca una rentabilidad a largo plazo, basada simplemente en medidas de indexación con el fin de conseguir una rentabilidad similar a la del índice de referencia. Un ejemplo de gestión pasiva es tener una cartera de fondos indexados.
  • Gestión activa de cartera: Se basa en el objetivo de conseguir un nivel de rentabilidad superior al de los índices bursátiles, mediante la selección adecuada de activos. Al tratarse de una gestión más compleja y que requiere de una mayor dedicación, también conlleva unas comisiones más altas.

publicidad

Cómo se crea un modelo de cartera de gestión discrecional

La creación de un modelo de cartera de gestión discrecional conlleva una serie pasos:

  1. Análisis del cliente: El primer paso es siempre conocer bien al cliente, el carácter de las inversiones que pretende realizar y su nivel de riesgo. Dentro de este paso entran también en juego factores como el tamaño de su cartera, el tiempo de permanencia de las inversiones, etc.
  2. Las metas de la inversión: Aquí existen cuatro condicionantes principales a tener en cuenta: el nivel de rentabilidad esperado, el nivel de riesgo que se desea correr, la fiscalidad y el grado de liquidez.
  3. Desarrollo de la estrategia de inversión: Partiendo de los dos pasos anteriores, se comienza a diseñar una estrategia de inversión personalizada, de acuerdo a las exigencias y objetivos del cliente.
  4. Distribución de los activos. Siguiendo la estrategia definida, comienzan a distribuirse los activos en diferentes productos de inversión.
  5. Monitorización de resultados: El control y seguimiento de las inversiones, que incluye la posterior comparación con el patrimonio inicial del inversor con el fin de evaluar los resultados de la gestión discrecional de la cartera.

En resumen, la gestión discrecional de carteras es seguramente la opción de gestión externa de inversiones más interesante para aquellos inversores que no disponen del tiempo ni de los conocimientos adecuados para realizar un exhaustivo seguimiento de los mercados con el fin de optimizar su inversión. Eso sí, siempre debe llevarse a cabo escogiendo a asesores de la máxima confianza.

Habla con un experto
En Renta 4 Banco sabemos lo importante que es la información en momentos de tanta volatilidad. Siendo fieles a una filosofía slow finance es importante actuar reflexivamente pero con decisión para controlar el riesgo según tus objetivos a medio plazo. Habla con tu asesor para que te ayude a determinar la forma más apropiada de actuar.

Te recordamos que en Renta 4 Banco estamos a tu disposición para evaluar tus inversiones y controlar los riesgos, y especialmente en los momentos de incertidumbre.