¿Te gustaría operar en Bolsa?

La inversión en renta variable es una de las opciones que más rentabilidad ofrece

A

Ahora bien, aquí hay que tener muchos factores en cuenta que no debemos olvidar nunca. Para empezar, hablamos de renta variable y buenas rentabilidades, pero recuerda que esto tiene una contrapartida. Es decir, ya hemos hablado muchas veces de que si buscamos beneficios elevados para nuestro patrimonio tenemos que estar dispuestos a asumir riesgos.

Por lo tanto, si no tienes mucha experiencia, ponerte a invertir en bolsa puede ser arriesgado. Claro que siempre hay otras opciones como la inversión en renta variable a través de fondos de inversión. Pero si estás decidido a lanzarte al parqué bursátil, hoy te vamos a enseñar una forma de operar interesante y que quizás no conozcas: el swing trading.

¿En qué consiste el swing trading?

El swing trading es una forma de operar en bolsa. El objetivo de este tipo de trading consiste en aprovechar las oscilaciones del mercado (swing en inglés significa oscilación) manteniendo operaciones abiertas. Por su parte, otra de las características de este tipo de operativa en bolsa es utilizar horizontes más largos que en trading intradía, por ejemplo. Esto traduce en que las operaciones de swing trading pueden durar entre al menos un día y hasta varias semanas.

Ahora bien, ¿cómo toma las decisiones de inversión un swing trader? A través del estudio de gráficos y la detección de posibles tendencias, ya sean alcistas o bajistas. Es decir, el swing trading se apoya principalmente en el análisis técnico. Para aclarar un poco este concepto, hemos pedido ayuda a Eduardo Faus, analista técnico del Departamento de Análisis de Renta 4.

“El análisis técnico es el estudio de los mercados financieros que se basa en datos gráficos, así como de patrones y tendencias de las cotizaciones. Estrategias de inversión “momentum”, que a largo plazo baten consistentemente a muchas otras, son el mejor exponente de las ventajas de centrarse en la tendencia e invertir en la fortaleza de los precios”.

Eduardo Faus

Analista técnico, Renta 4 Banco

Ahora, bien, el swing trading no se apoya única y exclusivamente en el análisis técnico. También utiliza el análisis fundamental y la evolución de los datos macro para detectar y complementar esas tendencias que pueden surgir en el mercado.

Mientras que mediante el análisis técnico podemos detectar tendencias alcistas o bajistas, con los datos macroeconómicos también se pueden aprovechar algunas tendencias que aprovechar.

Un buen ejemplo de esto puede ser una decisión de tipos hecha por un banco central, ya que  este movimiento puede hacer que una moneda se aprecie o deprecie.

Recuerda, cuando hablamos de renta variable no nos referimos solamente a acciones. CFDs, materias primas, forex…  y en todos ellos se puede hacer swing trading

¿Qué estrategias de swing trading existen?

La premisa del swing trading es conseguir aprovechar solo una parte de esa tendencia para obtener beneficios. Eso tiene su parte buena y su parte mala. En la balanza positiva, gracias al swing trading obtendremos ganancias constantes y sin tener que estar pendientes durante mucho tiempo del valor en el que invertimos. Sin embargo, al hablar de periodos “cortos” y al no aprovechar todo el recorrido de la tendencia, las ganancias que obtendremos serán más pequeñas.

A modo de resumen, el swing trading detecta tendencias a largo plazo y aprovecha esos vaivenes en el comienzo o durante estas, sacando beneficio en el corto plazo. Ahora bien, vamos a explicar de forma resumida en qué consiste una estrategia de tendencia en swing trading:

Estrategia de tendencia

La estrategia de tendencia se basa principalmente en detectar el impulso de mercado y aprovecharlo. Para ello, utilizan herramientas de análisis técnico como el índice de fuerza relativo (RSI*) y adoptan una posición larga si el mercado va a ser alcista o corta si va a ser bajista. En cuanto detectan que la tendencia va a cambiar, salen de la operación.

También existe otro tipo de estrategia que consiste en ir en contra de la tendencia. Esta estrategia se basa en que los mercados no se mueven en línea recta y que dentro de una tendencia alcista puede haber un periodo de retroceso que muchos swing traders pueden aprovechar. Ahora bien, este tipo de estrategia es todavía más complicada de llevar a cabo y detectar, así que si estás empezando es mejor que comiences por lo básico.

El RSI es un indicador que analiza el volumen de compras y ventas de un activo. Gracias a este indicador podemos ver si ese activo está sufriendo sobrecompra o sobreventas y adelantarnos a posibles cambios de tendencia.

¿Qué necesito para hacer swing trading?

En realidad, para operar haciendo swing trading no necesitas mucho. Tan solo te hace falta un bróker online que te ofrezca una amplia gama de activos financieros y un ordenador o un dispositivo móvil desde el que acceder. Ahora bien, esto son solo las herramientas y son fáciles de conseguir, pero hay algo mucho más complicado para poder hacer swing trading y no correr muchos riesgos: el conocimiento.

Como ya os hemos comentado, el swing trading se apoya principalmente en el análisis técnico respaldado también por el fundamental y los datos macroeconómicos. Eso significa que si no somos capaces de hacer un buen análisis de los activos en los que queremos invertir y sus circunstancias, intentar hacer swing trading puede tener más recompensas negativas que positivas.

Por eso mismo, si quieres empezar, te recomendamos que empieces a formarte. En Renta 4 podrás encontrar una amplia plataforma de webinars gratuitos en los que aprender sobre análisis técnico, operativa en bolsa e inversión.