La subida de los tipos de interés de los bancos centrales no siempre conlleva beneficios para los inversores, este es el caso de los inversores en deuda.  De hecho, algunos de los años en los que el ascenso de los tipos fue más destacado, como el caso del 2022, no se vio reflejado en la rentabilidad de las inversiones de renta fija. En este artículo te contamos por qué.

¿Qué es la renta fija?

Comencemos por definir el concepto de renta fija. La Comisión Nacional del Mercado de Valores la define como los productos que reconocen una deuda para la entidad que los emite y que suelen tener un plazo determinado y una rentabilidad conocida de antemano o derivada de una fórmula, que nunca resulta negativa. 

Algunos de estos productos son por ejemplo, los bonos y obligaciones simples, los pagarés de las empresas, las titulizaciones hipotecarias, las cédulas territoriales, o si son de carácter público, los Bonos del Estado o las Letras del Tesoro si hablamos de corto plazo.

¿Cómo afecta la subida de tipos a la renta fija?

La tendencia general es pensar que una inversión en renta fija está siempre exenta de riesgos, pero es importante saber que esta afirmación es falsa. De hecho, uno de los riesgos principales para la rentabilidad de estos productos son los tipos de interés.

La explicación es bastante simple: si suben los tipos de interés, el valor de cualquier tipo de bono de renta fija baja en el mercado, es decir, si queremos liquidar ese producto antes de su vencimiento. Y esto es así porque, tras la subida de los tipos, es posible obtener mayor rentabilidad sobre ese mismo producto que la pactada cuando adquirimos el producto.

Este tipo de subidas por un lado, tienden a aumentar el coste de los préstamos, pero por el otro, hacen crecer la rentabilidad de los ahorradores. Hablamos de un riesgo de mercado. 

Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor. Digamos que un inversor adquiere un bono de una empresa (compra deuda emitida por ella) por un valor de 2000 € y con una rentabilidad pactada de un 3% anual. Pasado un año, suben los tipos de interés a un 5%, por lo que la rentabilidad de ese mismo producto pasa a ser superior, suponiendo un perjuicio para el inversor, cuyo producto adquirió con una rentabilidad menor. 

Si en ese momento decidiera deshacerse de ello, se vería obligado a hacerlo por una cantidad inferior a la de su compra, ya que la rentabilidad esperada por el comprador ha pasado a ser mayor de la asegurada por el bono de renta fija.

¿Qué pasa cuando bajan los tipos de interés?

Ya hemos visto que una subida de los tipos generalmente se traduce en malas noticias para los inversores que están en ese momento en renta fija. Pero, ¿qué ocurre cuando los tipos de interés bajan?

Tal y como ocurre con la subida, una bajada de los tipos de interés también condiciona la rentabilidad de los productos de renta fija. Para explicarlo mejor, si el inversor tiene la intención de aguantar hasta el vencimiento de sus productos de renta fija y los tipos de interés han bajado, es muy probable que hayan ganado valor.

publicidad

¿Qué es lo que hace que cambien las expectativas?

Las subidas de tipos de interés actualmente vienen impulsadas mayoritariamente por la inflación del país. Las teorías económicas apuntan a que una inflación en el 2% sería la cifra idónea para la economía (los precios suben, pero no mucho) y para lograr esa cifra y controlar la inflación, las subidas de los tipos de interés son la mejor herramienta.

Por lo tanto, el mejor método para tratar de prever los movimientos de los bancos centrales es fijar la atención en la evolución de la inflación, siempre sin perder de vista al resto de factores económicos.

Pese a esto, hemos de decir que en los últimos dos años, la renta fija parece que ha recuperado un buen nivel de rentabilidad, volviendo a posicionarse como una de las opciones más seguras y atractivas de inversión.

¿Qué pasa si los tipos de interés vuelven a bajar después de subidas?

Los cambios en la evolución de los tipos de interés son un factor clave a la hora de determinar el nivel de rentabilidad de la inversión en renta fija. 

Imaginemos que tras la época de subida de tipos que estamos viviendo, en los que los inversores a plazos más largos en renta fija han podido ver cómo había opciones más interesantes en renta fija que las que poseían en ese momento, la tendencia se invierte y los tipos comienzan a bajar, es muy posible que esos mismos productos ganen valor en el mercado respecto al nivel de rentabilidad pactado en el momento de su compra.

Esto nos lleva a una importante conclusión: la decisión de venta antes de su vencimiento de un producto de renta fija debe ser algo muy meditado y si nos permites una recomendación, contar con la opinión de un especialista que ayude en esto. 

Esperamos haber resuelto todas tus dudas respecto a la relación de la rentabilidad de los productos de renta fija con la subida de los tipos de interés. 

Si te ves reflejado en alguno de los supuestos mencionados en este artículo, te recomendamos que antes de tomar una decisión, consultes siempre con un asesor financiero, ya que como has visto, el mercado puede variar sustancialmente de un año para otro y junto a él, la rentabilidad de tus productos de inversión.

Habla con un experto
En Renta 4 Banco sabemos lo importante que es la información en momentos de tanta volatilidad. Siendo fieles a una filosofía slow finance es importante actuar reflexivamente pero con decisión para controlar el riesgo según tus objetivos a medio plazo. Habla con tu asesor para que te ayude a determinar la forma más apropiada de actuar.

Te recordamos que en Renta 4 Banco estamos a tu disposición para evaluar tus inversiones y controlar los riesgos, y especialmente en los momentos de incertidumbre.