Nosotros escribimos de izquierda a derecha y en horizontal. Sin embargo, los japoneses lo hacen de arriba a abajo y de derecha a izquierda. Dos maneras de llegar a un mismo objetivo: poder leer un texto.

Algo similar ocurre respecto al bottom up y el top down, los dos estilos de análisis de compañías más utilizados para elegir la composición de las carteras de los fondos de inversión. Uno interpreta la información desde la más genérica a la particular, el top down, es decir, desde arriba hacia abajo, mientras que el bottom up lo hace a la inversa. ¿Cuál es mejor? Cada maestrillo tiene su librillo, dice el refrán, pero en ambos casos se hace una buena radiografía con la que tomar decisiones de inversión.

Cada uno de los procesos empieza de una forma distinta, por lo que tiene diferentes metodologías. Veamos las características de estos dos tipos de enfoques y en qué se diferencian uno de otro, además de sus posibles ventajas.

¿Qué significa top down?

En el enfoque top down nos referimos a un enfoque de arriba hacia abajo. Hablamos así de una estrategia de análisis que basa la selección de valores en el estudio de tendencias económicas y sectoriales, para ir poco a poco rebajando niveles hasta llegar al estudio de la compañía. Así, los expertos que aplican este proceso analizan a conciencia la economía en su conjunto, fijándose a conciencia en características como son el crecimiento, las perspectivas, la situación del empleo y, en general, la composición del PIB por sectores y pesos en el conjunto. Ese análisis da información a los gestores para saber cómo puede repercutir en determinadas empresas y elegir las compañías que puedan hacerlo mejor en ese contexto.

Es decir, si realizamos un análisis top-down se toman las decisiones de inversión partiendo de variables globales hasta llegar a las cuestiones micro.

 

¿Qué significa bottom up?

En este caso, la traducción al español de bottom up es de abajo hacia arriba. Este enfoque es en buena medida contrario al top down porque el análisis de la situación macroeconómica no es la prioridad, no obstante, también se suele tener en cuenta. En concreto el proceso bottom up empieza estudiando las empresas para determinar oportunidades en el mercado, y a partir de ahí la inspección se va fijando en los sectores y posteriormente en la economía, tanto nacional como internacional para tomar la decisión de compra o venta. Muchas veces es estilo de inversión se identifica con los inversores value.

 

El proceso top down tendría estos pasos principales:

  • Análisis de la situación económica global y previsiones para los principales mercados.
  • Análisis de la situación económica de los países en los que esté presente la compañía que queremos valorar y sus perspectivas nacionales
  • Estimación de los sectores más beneficiados y perjudicados en ese escenario macroeconómico
  • Estudio específico de distintos aspectos en la empresa. Aquí hay que tener en cuenta su situación competitiva, cuota de mercado, rentabilidad, producción, eficiencia de los costes, endeudamiento, beneficios, etc.

El proceso bottom up tendría estos pasos principales:

  • Estudio en profundidad de la empresa, valorando aspectos como barreras de entrada, posición de mercado, cuota de negocio, rentabilidad de la compañía, inversiones realizadas y previstas, calidad del producto o servicio, resultados trimestrales y anuales, eficiencia en los costes, capacidad de fijación de precios, etc.
  • Análisis del sector en el que se engloba la compañía, estudio de riesgos y oportunidades y características propias y diferenciadoras respecto a otros sectores.
  • Análisis de la economía nacional e internacional, para ver si la situación, buena o mala, puede influir y de qué manera en la compañía en la que queremos invertir.

VENTAJAS DE AMBOS ANÁLISIS

TOP DOWN

Nos ofrece una visión general que da pistas sobre su repercusión en las compañías. Por ejemplo, en momentos de recesión o de decrecimiento económico los sectores defensivos como servicios o banca teóricamente podrían hacerlo mejor que otros que van más vinculados a fases de crecimiento como el consumo y, en general, los sectores más cíclicos. También se puede considerar en el análisis top down que una determinada región puede ofrecer un mejor desempeño.

BOTTOM UP

Un analista bottom up presta más atención a los fundamentales de una compañía, por lo que podría detectar, por ejemplo, acciones que cotizan con un PER (ratio precio/beneficios) bajo y aprovecharlo a largo plazo. De hecho, este tipo de inversores suelen seguir la filosofía de buy & hold, es decir, comprar y mantener, ya que dedican mucho tiempo analizando cada empresa en concreto y son muy selectivos.

Sea cual sea tu inversión inicial, en Renta 4 Banco contarás con un especialista que te ayudará a elegir el fondo de inversión que más se adapte a tus necesidades. Nuestra atención personal hace que planteemos soluciones financieras ajustadas a tus objetivos, ayudándote a elegir los fondos más adecuados para ti en cada momento.

#publicidad

Habla con un experto

En Renta 4 Banco sabemos lo importante que es la información en momentos de tanta volatilidad. Siendo fieles a una filosofía slow finance es importante actuar reflexivamente pero con decisión para controlar el riesgo según tus objetivos a medio plazo. Habla con tu asesor para que te ayude a determinar la forma más apropiada de actuar.

Te recordamos que en Renta 4 Banco estamos a tu disposición para evaluar tus inversiones y controlar los riesgos, y especialmente en los momentos de incertidumbre.