Simplemente, su nombre ya los convierte en sinónimos de rentabilidad o al menos, seguridad financiera. No es de extrañar que sean uno de los productos de inversión más populares. A continuación, te contamos todo lo que debes saber acerca de los fondos de inversión garantizados.

¿Cómo funcionan los fondos garantizados?

Los fondos de inversión garantizados tienen como valor diferencial la característica de ofrecer la seguridad de recuperar, al menos, la totalidad de la inversión inicial y en ciertas ocasiones, también ganar un poco de rentabilidad. Eso sí, para tener derecho a obtener esa garantía, el requisito es mantener la inversión hasta la fecha de vencimiento.

El nivel de rentabilidad del fondo se establece en el momento de su contratación, o bien se condiciona a la evolución de una cesta de acciones o de un índice bursátil.

Este tipo de fondos se basan en una diversificación de la inversión, en la que la mayor parte del capital es invertido en instrumentos de riesgo bajo como podrían ser bonos corporativos o bonos del Estado. El resto del capital suele destinarse a inversiones de mayor potencial, en las que aumenta el riesgo. Pero hablamos de un tanto por cierto muy reducido.

Tipos de fondos de inversión garantizados

Los fondos de inversión garantizados pueden ser de tres tipos diferentes:

  • Fondos de inversión garantizados de renta variable: Este tipo de fondos asegura la devolución de la inversión inicial al inversor. Sin embargo, su nivel de rentabilidad es variable y no está garantizada al depender de la evolución de varios activos financieros. Si ésta no es positiva, el inversor recuperará su capital inicial, pero no obtendrá nada de rentabilidad con el fondo.
  • Fondos de inversión garantizados de renta fija: Es la opción más segura, pues garantizan tanto la devolución del capital invertido inicialmente, como un nivel de rentabilidad fija periódico. Se trata de la opción más adecuada para inversores de perfil más conservador.
  • Fondos garantizados de forma parcial: Hablamos de la opción con más riesgo, ya que es la única de las tres que no garantiza la recuperación total de la inversión inicial, sino que simplemente asegura recuperar una parte parcial de la misma. Podríamos decir que se trata de la alternativa de inversión más agresiva, por eso siempre es recomendable combinarla con opciones que ofrezcan una rentabilidad asegurada como las modalidades anteriores o algún tipo de producto de ahorro a plazo fijo.

publicidad

Todos los conceptos que debes conocer si te planteas invertir en fondos de inversión garantizados

Ocurre prácticamente en todos los ámbitos de la vida, pero especialmente en el mundo de la inversión: informarse es esencial para tomar buenas decisiones. Por eso, vamos a contarte qué conceptos deberías conocer al detalle si estás pensando en invertir en fondos garantizados.

  • Las ventanas de liquidez: Las ventanas de liquidez son fechas determinadas en las que los inversores pueden solicitar el reembolso de su inversión del fondo sin la obligación de tener que pagar comisiones por ello. Eso sí, es importante tener en cuenta que es más que probable que si se opta por dicha decisión sí que se generen pérdidas.
  • La fecha de vencimiento de la garantía: Se trata del momento en el que las participaciones del fondo alcanzan el valor garantizado con su liquidación. Sólo si mantienes tu inversión hasta dicha fecha tendrás derecho al total de la garantía del fondo. Si deseas retirar tu inversión antes, tendrás que pagar algún tipo de comisión, a no ser que aproveches algunas de las mencionadas ventanas de liquidez.
  • Garante: Se trata de la empresa que aporta el capital para asegurar que el inversor mantenga su inversión inicial en caso de no alcanzarse el valor garantizado de liquidación.
  • Periodo de comercialización: Es la ventana de tiempo en la que el inversor puede adquirir participaciones en un fondo garantizado sin tener que pagar la comisión de suscripción.

publicidad

Consejos para invertir en un fondo garantizado

Siempre que se tiene previsto realizar algún tipo de inversión, ésta debe llevarse a cabo de la forma más segura posible. Y para ello, es imprescindible disponer de toda la información y el conocimiento acerca de los distintos parámetros y condicionantes que pueden influir en la misma. Si tienes previsto invertir en fondos de inversión garantizados, existen tres aspectos fundamentales a tener en cuenta:

  • Compara diferentes fondos y sus comisiones: No te quedes con la primera opción. Compara distintos fondos y fija la atención en sus comisiones de suscripción y de reembolso para evaluar correctamente su nivel de rentabilidad.
  • Solicita siempre el DFI: El Documento de Datos Fundamentales para el Inversor debe ser siempre proporcionado por las entidades que ofrecen fondos garantizados. Revísalo siempre antes de realizar tu inversión.
  • ¿Qué hacer cuándo vence la garantía? Llegado el momento de vencimiento de la garantía siempre se establece un nuevo periodo garantizado. No lo aceptes en caso de no estar de acuerdo con los cambios. Si no te cuadran las nuevas garantías, tienes derecho a recuperar tu capital y la rentabilidad obtenida hasta ese momento si la hubiera. 

Esperamos haber resuelto todas tus dudas acerca de los fondos de inversión garantizados. Recuerda que antes de realizar cualquier tipo de inversión, es importante contar con toda la información adecuada y rodearte siempre del asesoramiento de los mejores profesionales.

Habla con un experto
En Renta 4 Banco sabemos lo importante que es la información en momentos de tanta volatilidad. Siendo fieles a una filosofía slow finance es importante actuar reflexivamente pero con decisión para controlar el riesgo según tus objetivos a medio plazo. Habla con tu asesor para que te ayude a determinar la forma más apropiada de actuar.

Te recordamos que en Renta 4 Banco estamos a tu disposición para evaluar tus inversiones y controlar los riesgos, y especialmente en los momentos de incertidumbre.