Si has tenido la suerte de viajar a Nueva York, hay varios sitios emblemáticos que no puedes dejar pasar. La estatua de la Libertad, Central Park, Times Square… Sin embargo, como amantes de las finanzas tenemos una parada obligatoria en uno de los lugares más famosos del mundo: Wall Street. Todo aquel que ha paseado por su estrecha calle ha podido sentir el latir del corazón financiero que mueve la bolsa estadounidense y, por ende, del mundo.

Uno de los elementos más destacados del distrito financiero y que llama la atención poderosamente es la escultura de un toro de bronce en las cercanías de esta calle. Colocado en pose de embestida, muchos lo conocerán porque ha salido en películas como la comedia Hitch. Lo que algunos no saben es que el toro está relacionado directamente con la bolsa.

El mundo financiero también tiene sus representaciones en forma de animales. Y no, no nos referimos a Jordan Belfort, famoso gracias al film El Lobo de Wall Street. Nos referimos al toro y al oso. ¿No tienes ni idea de qué estamos hablando? No te preocupes, hoy te vamos a explicar el origen de estos dos conceptos y su significado.

 

¿Qué pintan el toro y el oso en la Bolsa?

toro de wall street
Para comenzar, vamos a aclarar un poco a qué se refieren estos dos términos y por qué han elegido a estos dos animales para representarlos.

El toro

El toro representa la fuerza y las grandes subidas del mercado, generalizándose su uso y calificando a estas variaciones del mercado como bullish.

El toro simboliza el perfil del inversor comprador, con confianza en el mercado y que busca comprar acciones para conseguir  beneficio. Esta actitud hace que el mercado suba de forma natural y se consolide.

El oso

El término bearish hace referencia al oso y es lo contrario al sentimiento alcista del toro, utilizándose cuando el mercado sufre caídas continuas.

El oso simboliza el perfil del inversor vendedor que desconfía de la situación del mercado y que apuesta por las tendencias bajistas de las bolsas para aprovecharlas y sacar beneficio de ellas.

Muros, embestidas, zarpazos y otras teorías sobre el origen de toros y osos

Una vez aclarado el significado de ambos conceptos, ahora toca entender el porqué de estos nombres. ¿Tienen algún significado o simplemente son animales que han gustado a los inversores desde tiempos inmemoriales? Bueno, una de las respuestas más sencillas que conocemos hace referencia a su forma de atacar.

El toro al embestir ataca de abajo hacia arriba, representando a la perfección el movimiento alcista de los mercados con el que se asocia. Por otro lado, el zarpazo de los osos es inverso, de arriba hacia abajo, sirviendo también como simbolización perfecta del tipo de variaciones que representa.

Ilustración vectorial del toro y el oso
Sin embargo, estas no son las únicas explicaciones al origen de los toros y los osos (en la Bolsa, claro) y existen varias teorías al respecto. Una de ellas nos lleva directamente al siglo XVIII, cuando el director de la compañía holandesa de las Indias Occidentales construyó un muro al sur de la isla en la que se sitúa hoy Manhattan al fundar Nueva York.

El objetivo de este muro era proteger a las personas de los osos, mientras que al mismo tiempo retenía a los toros para que así no abandonasen la ciudad. Con el paso de los años, el muro cayó y en su lugar encontramos hoy Wall Street, donde los osos y los toros siguen siendo protagonistas.

La última de las teorías más recurrentes para dar sentido al origen de los toros y los osos en la Bolsa se remite a los espectáculos de circo en la Antigüedad. Uno de los eventos más famosos entre el público eran la lucha entre diferentes animales y, de entre todas ellas, la más importante es la que estaba protagonizada por un toro enfrentado a un oso. Estos son los orígenes más famosos sobre los “animales de la Bolsa”.

Y tú, ¿te consideras un toro o un oso? ¿Has oído hablar de algún otro origen de estos términos que se nos haya escapado? ¡Déjanoslo en los comentarios!

Habla con un experto

En Renta 4 Banco sabemos lo importante que es la información en momentos de tanta volatilidad. Siendo fieles a una filosofía slow finance es importante actuar reflexivamente pero con decisión para controlar el riesgo según tus objetivos a medio plazo. Habla con tu asesor para que te ayude a determinar la forma más apropiada de actuar.

Te recordamos que en Renta 4 Banco estamos a tu disposición para evaluar tus inversiones y controlar los riesgos, y especialmente en los momentos de incertidumbre.