La inversión debe ser siempre activa

Aunque deleguemos su gestión, debemos estar pendiente de ella

C

uando un ahorrador piensa en dar el paso a la inversión, tiene que ser consciente de que su papel es fundamental a la hora de decidir qué hacer (o no hacer) con su dinero. La inversión no es algo tan “fácil” como escoger un depósito que ofrece una buena rentabilidad, ir metiendo ahí nuestros ahorros y esperar a que el tiempo dé los ansiados frutos. Es importante confiar nuestro patrimonio a un experto que conozca los entresijos de la inversión, tal y como explicamos al habla de la gestión discrecional de carteras

En la inversión, hay que estar pendiente de los movimientos del mercado y actuar en base a cómo se comportan. Ahora bien, muchos inversores, siguiendo la filosofía de John Bogle han optado por la gestión pasiva, confiando en el buen hacer del mercado. Pero en momentos de crisis y volatilidad, como los que estamos viviendo en la actualidad, puede cundir el pánico. Por eso, hoy en nuestro blog os vamos a contar las ventajas de la gestión activa con respecto a la pasiva.

Qué es la gestión activa: margen de maniobra ante la volatilidad

Es posible que a la hora de empezar a invertir, la gestión pasiva pueda ser una opción interesante. Al fin y al cabo, basándonos en la premisa de que es casi imposible batir al mercado, dejamos nuestro dinero a merced de este y de sus movimientos. En momentos de complacencia, seguramente irá todo bien y obtendremos rentabilidades. Ahora bien, la norma general suele ser que los mercados no tengan largos periodos de complacencia.

Al poner nuestro dinero a disposición del movimiento del mercado, ya sea de un índice o un sector, la supuesta diversificación que ofrecen los productos de gestión pasiva no es tal como podríamos pensar. Es decir, si exponemos nuestros ahorros al comportamiento del Ibex y el selectivo español entra en una racha bajista, todos nuestros ahorros sufrirán rentabilidades negativas.

Ventajas de la gestión activa

Por su parte, la gestión activa tiene la ventaja de que permite más maniobrabilidad a la hora de gestionar momentos de volatilidad como los que estamos viviendo ahora.

Creando una cartera de activos que diversifique el riesgo y lo reparta en diferentes productos de inversión, las posibilidades de mitigar la volatilidad son mayores respecto a los productos de gestión pasiva. Ahora bien, para ello tenemos que ser conscientes de varias cosas.

La primera de ellas es que siempre que invirtamos, ya sea en renta variable o renta fija, estamos exponiendo nuestro patrimonio a una parte de riesgo. La segunda es, como ya hemos dicho, que tenemos que jugar un papel importante en la decisión sobre nuestras inversiones. Y esto se aplica tanto para los inversores de gestión activa como los de gestión pasiva. Este segundo punto es de vital importancia, ya que puede ser un error que cometan muchos de los que opten por la gestión pasiva.

La importancia del conocimiento especializado en la gestión antes de cualquier movimiento

Ahora bien, da igual que seas un inversor novato o que ya tengas algo de experiencia en el ámbito de la inversión. A menos que te dediques al mundo de las finanzas, por mucho que te involucres en tus decisiones de inversor, tener todos los factores en cuenta puede resultar una misión casi imposible.

Puedes pensar que es una tarea que está al alcance de tu mano, más en un mundo como el actual donde tenemos ingentes cantidades de información en la palma de nuestra mano en un solo segundo. Sin embargo, hacer una criba de esa información y, sobre todo, saber interpretarla para poder anticiparse a posibles movimientos de mercado, es algo que no está al alcance de todos.

Cuando hablamos de temas tan importantes como el devenir de nuestros ahorros (y por tanto, de nuestro futuro), tomar las decisiones correctas cobra todavía más importancia.

La gestión activa como método contra la volatilidad

La gestión activa como método contra la volatilidad

Carteras de Renta 4 Banco

Como ejemplo de las ventajas que tiene la gestión activa, en este gráfico se puede ver el comportamiento de los mercados durante la crisis del coronavirus en las bolsas respecto al comportamiento de las carteras del equipo de Gestión de Activos de Renta 4 Banco.

Así pues, seas del perfil que seas, inviertas en lo que inviertas y tengas los objetivos que tengas, te recomendamos que cuentes con un gestor financiero. La labor de estos especialistas en inversión consistirá en ofrecerte una visión más amplia de la situación del mercado, ayudándote a escoger los productos financieros que mejor se adapten a ti.

Por último, queremos recordarte la importancia de mantener la cabeza fría en momentos como los que estamos viviendo actualmente. Con los mercados contagiados de alta volatilidad, ahora es más importante que nunca no dejarse llevar y hacer uso de la filosofía slow finance, siendo reflexivos con nuestras decisiones y dejando actuar al tiempo.

Llámanos y haremos un diagnóstico de tu patrimonio

No hay nada peor que actuar sin tener una idea precisa de cuál es la composición de nuestras carteras, o teniendo una percepción errónea sobre la calidad o el riesgo de los activos que tenemos o en los que deseamos invertir. El desconocimiento o el diagnóstico incorrecto nos crean una inseguridad adicional, que en momentos de fuertes caídas de los mercados nos suelen llevar a decisiones erróneas. 

En estos momentos de alta incertidumbre, en Renta 4 Banco nos ofrecemos a hacer un diagnóstico de tus carteras y patrimonio, seas o no cliente y sin ningún tipo de coste ni compromiso.